Continúan los robos en chalets de El Bosque

Poco duró la tranquilidad. Apenas 15 días sin incidencias en cuanto a intentos de robo en nuestra Urbanización. Incluso más de uno consumado, lamentablemente.

Tras la anterior publicación y la posterior detención de una banda que venía operando en nuestra zona (Boadilla, Pozuelo, Majadahonda, etc…) parecía que podíamos volver a la tranquilidad que aparentemente se había visto quebrada. Pero no. Los amigos de lo ajeno han vuelto a poner su foco en El Bosque y en los últimos días se han producido varios intentos de robo de vehículos en el interior de chalets de la Urbanización, llegando a consumarse en algún caso.

El “modus operandi” de nuestros actuales visitantes es, hasta ahora, nada violento. Acceden a la parcela, entran en los coches que, hasta ahora podíamos dejar abiertos en nuestra parcela y, con las llaves que, hasta ahora, podíamos dejar en el interior del vehículo arrancan tranquilamente el coche para, con el mando a distancia que, hasta ahora podíamos dejar en el interior del coche, abrir la puerta e irse sin decir adiós.

Así de sencillo. Así de absurdo.

Hasta este momento no tenemos conocimiento de enfrentamiento alguno con ningún propietario, pero si de que no es un obstáculo para estos desagradables visitantes que la casa esté ocupada.

 

¿Qué podemos hacer?

La Entidad Urbanística ha dado traslado formal al Ayuntamiento de Villaviciosa, nuevamente, de estos hechos volviendo a solicitar un incremento de presencia de Policía Local en nuestras calles y su intermediación institucional ante Guardia Civil en el mismo sentido. Obviamente se mantienen las medidas de refuerzo respecto de Seguridad Privada.

Estamos en el peor momento del año respecto de los repuntes de delincuencia. Siempre, desde hace al menos 10 años que comenzamos a manejar datos, el cambio de hora parece que activara algún resorte en los amigos de lo ajeno y siempre, año tras año, en el mes de Noviembre, y ocasionalmente en Diciembre, suben los intentos de robo y, en consecuencia, los robos consumados.

No cabe otra que extremar las medidas precautorias de modo individual.

Nos permitimos recordar las medidas que, cada uno en su casa, minoran el riesgo de sufrir un incidente tan desagradable como el que nos ocupa.

  • Cierre su coche y no deje las llaves dentro del mismo ni el mando a distancia de apertura de la puerta.
  • Espere a que se haya cerrado completamente la puerta de acceso antes de bajarse del coche. No debe ser nada agradable oír por la espalda una voz desconocida. Piénselo.
  • En ningún caso, si su sistema de seguridad es operable con mando a distancia, lo deje al alcance de los ladrones. Igual que se abre un portón, se puede desactivar un sistema de seguridad, por mas sofisticado que éste sea.
  • Si dispone de sistema de seguridad perimetral téngalo conectado siempre que sea posible. El sistema perimetral protege del acceso a la parcela. Si detecta la intrusión en la parcela, es muy probable que no lleguen a acceder a la casa.
  • Conecte su sistema de seguridad siempre que falte en la vivienda, aunque sea por un espacio corto de tiempo.
  • Si su alarma no está conectada a una central receptora ….. es como si no existiera. Nadie se va a enterar salvo los vecinos que oigan la sirena.
  • Una puerta abierta es una clara invitación a elegir su vivienda en lugar de la siguiente.
  • Una vivienda, sin sistema de seguridad alguno es, NECESARIAMENTE mas vulnerable que otra que si lo tenga.
  • En el mercado existen suficientes “gadgets” como para poder simular que se está presente cuando no es así. Entre ellos se encuentran los sistemas de iluminación sorpresivos que actúan ante la detección de movimiento. Baratos, mucho. Eficaces, algo.
  • Casi todo el mundo es bueno. Pero sólo “casi”. No deje de avisar a la patrulla de seguridad privada, o si lo prefiere a Policía Local ante cualquier situación que, para usted, se salga de la normalidad (un coche extraño, una persona merodeando, unas llamadas reiteradas sin respuesta, etc…).
  • Un piso se protege con un sistema de seguridad completamente distinto al que es eficaz para un chalet. De hecho, los detectores interiores avisan de que ya está sucediendo algo, no de que va a suceder.
  • Sin provocar una indeseada alarma ….. “toca seguir desconfiando”.

La seguridad de nuestros vecinos es nuestra propia seguridad. Ya no se trata de solidaridad, se trata de autoprotección.

 

Vocalía de Comunicación